La acuarela me permite llegar al color, llegar a la transparencia y tratar desde allí plasmar lo que a mis ojos cautiva.
El agua dibuja,el pigmento da vida.
Es magia, es un instante congelado en la retina.

Nostalgia

Ella crece, ya va siendo cada día más independiente, descubre el mundo y esto la mantiene ocupada.
Atrás quedaron los tiempos de su chupete y su tuto, compañeros inseparables que hoy son reemplazados por sus tareas y ansias por leer y escribir.
Este fue un día de nostalgia. De no querer borrar jamás de mi mente esa sensación que me daba verla acurrucada, sensible y dependiente, buscando cobijo, cariño, calor, seguridad y su sueño.
¡Qué gusto poder recordar su olor!
¡Su cuerpecito pequeño que era tan fácil de acurrucar entre mis brazos!

6 comentarios:

Ana dijo...

Qué bien describes los lazos que nos amarran de por vida a ellos, la dependencia pasa a ser nuestra cuando dejan el nido vacío...
Capturaste en tu corazón su pose, que permanecerá siempre como en ese instante.
Nosotros la disfrutamos, Marcela.

Marcela Fuentes dijo...

Gracias por tu comentario Ana, gracias por tu cariño.

A.García-Rubio/ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
A.García-Rubio/ dijo...

Dentro de unos años, de todos los años, y ella sea independiente, seguirá dependiendo de ti.
El cordón que os unió desde el primer segundo del primer principio nunca se romperá.
Seguirá necesitando tu cariño, tu ayuda, tus consejos....siempre te necesitará.
Y llenará tu vida con su vida…….

Sadeu dijo...

haces unos dibujos y acuarelas muy buenos, Marcela : )

toñi dijo...

Un dibujo muy bonito, lleno de sensibilidad y belleza, como tus pensamientos. Un saludo