La acuarela me permite llegar al color, llegar a la transparencia y tratar desde allí plasmar lo que a mis ojos cautiva.
El agua dibuja,el pigmento da vida.
Es magia, es un instante congelado en la retina.

Emilia

Ya cumplió cuatro años mi pequeña, y tengo la sensación que de una noche a la mañana siguiente mi bebé ya no era, ya se la había llevado el tiempo.

¡Cómo crece!
Casi no la alcanzo a oler, casi no alcanzo a grabármela en la memoria cuando ya tengo otra pequeñita frente a mis ojos.
Me impresiona cómo aprende, cómo se rie, cómo razona, cómo se incetiva.
Mi niña.
Mi pequeña niña.

10 comentarios:

Ana Gregorio dijo...

Magníficas acuarelas, Marcela. Enhorabuena.
Un saludo.

Marcela Fuentes dijo...

Gracias amiga.Sobre todo vieniendo de tí.

Mª José Barrera Garrido dijo...

Disfruta de Emilia, yo tengo una niña de esa edad y otro un poquito mayor...el tiempo pasa rápido, hay que aprovecharlo, son sorprendentes.

Muy buenos tus retratos.

Un abrazo. Mª José

Mercedes dijo...

Es una preciosidad, como todas tus acuarelas, eres la mejor.
Un beso Merche.

Anónimo dijo...

Tus obras dejan ver el ser que llevas dentro.....eres puro sentimiento. Besos, Pamper

Anónimo dijo...

Me ha encantado, puedo hacer mías cada una de tus palabras. ____Un beso, albayvalle

rosan dijo...

mi linda Emi, que me manda besos con esa vocecilla dulce y preciosa
te quiero emi, y a tu mami tambien!!

Marcela Fuentes dijo...

Gracias amigos.je je.
También te queremos Rosan!!!
Merche, Erlin, María José, Alba, besos a todas!!!

Anónimo dijo...

Cuanto te entiendo Marce!!! Nuestra Anita está en los 3 y medio...creo que si las mirás fijo un momento se puede ver como crecen!!!
Un cariño
Juan (Jpotatoe)

isabel dijo...

Felicidades !!!! bellas tus obras, recibe un abrazo.