La acuarela me permite llegar al color, llegar a la transparencia y tratar desde allí plasmar lo que a mis ojos cautiva.
El agua dibuja,el pigmento da vida.
Es magia, es un instante congelado en la retina.

La Vulca del Viejito Hott

Llegó a este taller luego del terremoto de 1960. Compró la propiedad y construyó al lado se casa. No hay en Llanquihue quién no conozca a este hombre, oriundo de Río Bueno, siempre en la región de Los Lagos.
Su taller es la amalgama perfecta de la luz total y la oscuridad permanente. Con olor a caucho, polvo y pegamento, creo que no tiene rincón que no cuente historias. Cuando lo conocí, me impactó la vitalidad y el oficio que tiene a pesar de sus años. Es un trabajo duro. Muy duro.Me impresionó saber que son los neumáticos de camiones los que habitualmente tiene, no sólo que cargar, sino desmontar, arreglar y volver a poner.
Este es el taller del viejito Hott, un hombre admirable, un oficio tan necesario como no tomado en cuenta, hasta que se nos cruza un clavo en el camino.
Posted by Picasa

1 comentario:

Alex dijo...

que bueno que esta reflejado el clima del sitio, fantastica la luz a traves de la ventana, excelente la paleta.
Lindo encontrar este blog de cosas cotidianas bien retratadas.